Páginas vistas en total

abril 30, 2009

la amada de Rafael



La Fornarina es el nombre que románticamente se dio a la mujer que posa para Rafael en este y otros muchos lienzos. No se sabe a ciencia cierta cuál es su identidad, pero siglos después se ha querido ver en ella a la supuesta amante del pintor. El apodo de Fornarina le vendría del vocablo italiano que designa la harina; se debe a que se trataba de una joven sienesa llamada Margherita Luti, hija de un panadero llamado Francisco.

http://www.artehistoria.jcyl.es/






abril 13, 2009

la señora velada



La Donna Velata de Rafael,
procedente de las colecciones Médicis de la Galería Palatina.



Oficialmente, Rafael nunca se casó, pero se comprometió en matrimonio con María Bibbiena, sobrina del poderoso cardenal Bibbiena y familia de los Médicis. Sin embargo, Rafael siempre postergó el matrimonio y, finalmente, María falleció poco antes que él.
-
Entretanto, en la Roma de entonces, no era ningún secreto que el pintor tenía una amante: Margherita Luti. Esta joven, a la que llamaban la Fornarina por ser hija de un panadero de la ciudad de Siena, es la protagonista de este retrato, así como el retrato realizado cinco años después en el que aparece semidesnuda.
-
En la "velada", el pintor alcanza un punto culminante en su carrera. Consigue una pintura dinámica y expresiva a la vez que logra transmitir al espectador la esencia de la modelo y plasmar su devoción por ella. Aunque la identidad de la modelo no se conociera, el ideal de belleza femenina de Rafael está resumido en este cuadro.




http://unaimagencadadia.blogspot.com/2008/07/la-donna-velata.html





abril 02, 2009

la belleza adorna la virtud


Este Retrato de mujer, llamado de Ginebra de Benci es un cuadro atribuido a Leonardo Da Vinci, datado hacia 1474.

. Fue una dama de la clase aristocrática del siglo XV de Florencia de admirada por su excepcional inteligencia por sus contemporáneos florentinos. A Ginebra se la recuerda hoy en día sólo por ser el tema de una de las 17 pinturas atribuidas a Leonardo. Posiblemente en el pasado fuera más grande, habiéndose acortado por la parte inferior..

Podría haber sido hecho con motivo del matrimonio de Ginebra, en 1474, o, dado que ella aparenta más de 17 años, pudo ser un encargo de años posteriores del embajador veneciano Bernardo Bembo que tenía con la dama una amistad platónica. Ginebra tendría treinta años.

En el reverso está representada una guirnalda, con una rama de laurel y otra de palma atada por una cartela en la que pone "VIRTUTEM FORMA DECORAT" (la belleza adorna la virtud). La pintura del reverso podría aludir a la castidad del sentimiento amoroso que Ginebra inspiró.


En el Renacimiento, la belleza externa es sólo un eco de la belleza interior de la amada y ambas constituyen un destello en la tierra de la belleza y la bondad divinas. Exaltando la hermosura visible queda, pues, exaltada asimismo la íntima y oculta. Ello explica que las cualidades espirituales de la dama rara vez aparezcan enunciadas explícitamente. Basta, en todo caso, con poner de manifiesto su honestidad, atributo integrador de todas las virtudes cortesanas, incluida, desde luego, la que le prohíbe acceder a las demandas amorosas del artista